Revuelto de espinacas con gambas (y mis Albariños Preferidos).

Foto 2-11-14 13 06 50

Las espinacas es una verdura rica en vitaminas y sobretodo en hierro muy necesario para la creación de la hemoglobina de la sangre la cual forma parte de los glóbulos rojos encargados del transporte del oxígeno a través de la sangre hasta los pulmones.

Foto 2-11-14 13 06 34

Menuda chapa mécico-enfermeril os estoy dando pero es cierto que las espinacas son una de las verduras con más valor dentro del mundo del verde.

Foto 2-11-14 13 05 59

Al acompañarlas con huevo, queso y gambas harán que hasta la persona que menos le gusta esta verdura quiera probarlas.

Foto 2-11-14 13 01 43

Es un plato muy sencillo y muy sano que para el comienzo de la semana no está nada mal.

Vamos con la receta:

INGREDIENTES:

  • 500 gr espinacas
  • sal
  • Ajo
  • Perejil
  • Cebolla
  • 4 huevos
  • 2 puñados de queso rayado
  • 100 gr de gambas peladas
  • Aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN:

Comenzamos por cocer las espinacas en un cazo con agua. Las dejamos cociéndose durante unos 20 minutos.

Las retiramos del cazo y en una sartén con aceite de oliva virgen (un chorrito) echamos las espinacas y comenzamos a sofreírlas para que se evapore el exceso de agua.

Foto 2-11-14 12 47 17

Cuando el exceso de agua se haya evaporado añadimos el ajo, cebolla y perejil (yo los uso deshidratados y mezclados pero si usáis del fresco deberéis hacer un sofrito con ellos antes de añadir las espinacas en la sartén).

Foto 2-11-14 12 49 54

Ahora añadimos los dos puñados de queso.

Foto 2-11-14 12 52 42  Foto 2-11-14 12 52 54

Luego los huevos (todo ellos sin parar de remover en la sartén)-.

Foto 2-11-14 12 54 15

Y cuando ya tengamos casi todo bien hecho añadimos las gambas, le damos un par de vueltas hasta que adquieran su color naranjita y listo. Ya tenemos nuestro revuelto de espinacas para comer.

Foto 2-11-14 12 59 34

Espero que lo disfrutéis, que os dé mucha fuerza para comenzar la semana y que , como siempre, se os haga la boca chocolate.

 

Aquí os dejo algunos de los vinos que suelo utilizar siempre para acompañar mis recetas (si conocéis otros me encantaría que me los comentaseis ya que soy un gran fanático del vino).

Miudiño (albariño): Es un vino de aroma fresco y con un ligero toque floral y afrutado. Su ligero color amarillo pajizo hace de este vino una experiencia esquisita, dulce y fresca. Un vino muy recomendado dada su relación calidad-precio (precio Auchan sobre 3-4 euros/botella).

Terras Gauda (albariño): Es el pionero, el referente de la bodega, que no sacrifica ni un ápice de calidad a pesar de sus grandes volúmenes. Terras Gauda es la demostración fehaciente de que la noble Albariño mezclada con la Loureiro y la inusual Caíño Blanco entrega una de las versiones más gastronómicas y placenteras de los alegres blancos de Rías Baixas.Lo podéis encontrar en superficies comerciales entorno a un precio de 12 euros/botella. También existe la etiqueta negra (unos 40 euros la botella) el cual aún no he tenido el placer de degustar. Tan pronto como lo haga os comentaré que tal sabe y si realmente vale la pena pagar ese precio por la botella.

Colombelle Blanc: Y ahora le toca el turno a uno de mis franceses preferidos, bueno en realidad tengo unos cuantos… jajaja pero éste lo recomiendo ya que tiene un parecido razonable con el albariño (miudiño) y su coste es bastante adsequible (entorno a los 5 euros).

 

 

 

 

CHAMPIÑONES DE MERENGUE

Foto 16-06-14 12 58 25

Después del cabreo que me he agarrado hoy, he decidido sacar provecho de la energía negativa y realizar esta nueva receta.

Foto 16-06-14 13 02 18

Hoy es traigo unos champiñones de merengue sencillísimos de realizar y que están deliciosos. La receta del merengue la sacado de un repostero francés llamado Christophe Felder y cuyas recetas me encantan, no sólo porque están deliciosas sino también porque te explica como decorar y presentar tus postres y platos.

foto-16-06-14-13-01-06

INGREDIENTES:

  • Cuatro claras de huevo
  • 240 g de azúcar
  • Cacao en polvo

ELABORACIÓN:
En un recipiente que colocaremos a fuego medio al baño María añadiremos las cuatro claras de huevo y los 240 g de azúcar. Batiremos con las varillas rápidamente hasta que consigamos una mezcla de color blanco.

Foto 16-06-14 11 13 03

Llegados a los 45-50° de temperatura retiramos el recipiente del fuego y batimos a toda velocidad con una batidora. Estaremos batiendo la mezcla durante unos cuatro o cinco minutos hasta conseguir un merengue consistente y sin grumos.Una vez tengamos el merengue lo introducimos en una manga pastelera y procedemos a hacer pequeños montículos de en forma de cilindro los cuales no servirán de tronco de champiñón.

Foto 16-06-14 11 29 41

Introducimos los troncos de champiñón en el horno a 80°C durante 30 minutos con el calor por arriba y por abajo y con ventilador. Retiramos del horno, dejamos enfriar y por otro lado hacemos pequeños círculos que dan lugar al sombrero de los champiñones y los espolvoreamos con cacao por encima. Volvemos a introducir estos en el horno a 80 °C durante otros 30 minutos.

Foto 16-06-14 11 46 36

Cuando tengamos ambas partes del champiñón ya realizadas y cocidas procedemos a su montaje, para ello cogemos un sombrero y lo incrustamos suavemente en el tronco del champiñón teniendo cuidado de no romperlo.

Foto 16-06-14 12 41 16

Foto 16-06-14 12 46 37
Una vez montados todos los champiñones los introducimos de nuevo en el horno a 80° de temperatura durante cinco o 10 minutos. Los presentamos de la forma que nos apetezca y la receta está terminada.

Foto 16-06-14 12 58 25

¿A que son sencillos? Pues espero que se os haga con ellos la boca chocolate.

 

Foto 16-06-14 13 02 18

Hasta pronto chocolateros.

COMO PONERLE UNOS BUENOS CUERNOS A TU PAREJA (croissants parisinos).

Foto 06-05-14 21 38 55

¿Os gustan los cuernos? ¡A mí me encantan!

Foto 06-05-14 21 39 21

A mi marido se los pongo siempre que puedo, por la mañana, con la merienda y a veces incluso por la noche.

Foto 06-05-14 21 38 29

Y el para compensármelo también me los pone a mí.

Foto 06-05-14 20 05 17

Son geniales para acompañar con mermelada, con una confitura y con un buen café con leche.

Foto 06-05-14 20 11 34

Y lo mejor es que se pueden congelar y después de semanas congelados saben igual que cuando los acabamos de sacar del horno, ¡¡¡sin perder nadita de calidad!!!

INGREDIENTES:

  • 500 g harina.
  • 60 g de azúcar.
  • 10 g de leche en polvo.
  • Dos cucharillas de café de sal.
  • 100 g de mantequilla blanda.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 23 ml de agua fresca.
  • 250 g de mantequilla.

ELABORACIÓN:

Introduce la harina, el azúcar, la leche en polvo, la sal, la mantequilla blanda, la levadura y el agua fresca en un bol. (La levadura la deshice con el agua).

Comienza a amasarlo hasta que consigas una masa elástica. Es importante saber que la masa estará preparada cuando ésta se despegue completamente de las paredes del bol sin dejar ningún tipo de rastro.

Foto 06-05-14 11 33 21

Una vez tengas la masa preparada hacemos un cuadrado con ella y envolvemos este cuadrado en papel film. Introducimos en el frigorífico durante dos horas.

Foto 06-05-14 11 35 04

Pasadas las dos horas extraemos la masa del papel film y la estiramos longitudinalmente haciendo un rectángulo. Es decir, de abajo para arriba. Es importante que sepáis que durante todo el proceso de estirado y constitución de la forma de la masa no debemos nunca cambia de sentido a la hora de estirarla. Siempre lo haremos de abajo hacia arriba. Si no haces así el estiramiento de la masa, las capas de hojaldre no se formarán y os quedará una masa compacta que nada tiene que ver con un croissant parisien.

Foto 06-05-14 13 44 01

Ahora cogeremos el bloque de mantequilla y la estiraremos dándole una forma rectangular que mida la mitad de la masa estirada. Depositamos la mantequilla encima de la masa y con el otro extremo de la masa cubrimos la mantequilla totalmente.

Giramos 90° nuestra masa y la volvemos a estirar.

Una vez estirada plegamos la parte de abajo hacia los 2/3 del rectángulo y la parte de arriba un tercio de rectángulo cerrando la masa completamente como veis en las fotos. Ahora tenéis un nuevo cuadrado de masa, este cuadrado lo plegáis en dos. Lo envolvemos con film y lo introducimos en la nevera durante 1 hora.

Pasado el tiempo volvemos a girar nuestra masa 90° Y la volvemos a estirar longitudinalmente con un espesor de 6 mm. Una vez estirada cogemos el extremo inferior y lo plegamos un tercio de la longitud de la masa, y cogemos el extremo superior y cerramos el pliegue haciendo un cuadrado.

Este cuadrado comenzamos a estirarlo de forma longitudinal y hacia los lados un poco para conseguir un cuadrado de masa.Este cuadrado lo cortáis en dos rectángulos y estos rectángulos los recortáis en triángulos. Es importante que trabajes rápidamente con la masa ya que ésta se calienta y el estar hecha en su gran parte por mantequilla, se vuelve blanda, pegajosa y te dará problemas para poder manejarla.

Una vez tenemos los rectángulos hacemos un pequeño corte de 1 cm o dos de largo por su base. Cogemos cada uno de los extremos sobrantes de la base del triángulo, lo estiramos hacia los lados un poquito y les vamos dando la forma de un croissant. Recordad torcer un poquito las puntas para que quede mejor la forma.

Ahora depositamos nuestros croissants sobre un papel de horno y una placa de horno y los dejamos leudar durante una o dos horas hasta que alcancen el doble de su tamaño.


Cuando vuestros croissants hayan llegado a doblar su tamaño, los pintamos con dos yemas de huevo y una clara, un poquito de azúcar en la mezcla y los ponemos en el horno precalentado a 190° durante de 13 a 17 minutos calor por arriba y abajo.
Cuando veáis que vuestros croissants están bien dorados los sacáis, los dejáis enfriar sobre una rejilla y listos para comer.

Foto 06-05-14 21 29 26

 

Nota: Una vez terminado de hornear todos los croissants sabed que podéis congelarlos hasta un año. Para descongelarlos y volverlos a comer sólo tenéis que meterlos 10 minutos en el horno a 180º  calor arriba y abajo y listos para comer y saben y crujen como el primer día. Así que aprovechad y de una vez que os ponéis a hacerlos, haced un montón y que vayan para el congelador.

 

Que se os haga «La Boca Chocolate».

¡¡¡¡Os quieroooooooooooooo!!!!

 

 

POLLO GUISADO EN TRES PERIODOS

Hoy escribo una receta dedicada a aquellas personas que no se les da bien la cocina y que siempre dicen que no pueden cocinarse un buen plato de comida por sus malas dotes cocineras.

receta del pollo guisado al horno y muy sencilla.

Se trata de un plato de pollo guisado delicioso y que no requiere saber nada más que el nombre de los alimentos y cómo encender una vitrocerámica y un horno jajaja.

(Lo de los tres periodos es debido a que se realiza en sartén, cazuela y horno)

Vamos con la receta:

INGREDIENTES:

  • Muslos de pollo (segun los comensales)
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • 1/2 cebolla
  • 1 tomate
  • sal
  • pimienta
  • azafrán
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 pastilla de avecrén de pollo o verduras
  • 2 hojitas de laurel
  • Aceite de girasol

ELABORACIÓN:

Comenzamos troceando los dientes de ajo, tomate, cebolla y realizamos un sofrito con un poquito de aceite de girasol.

Luego añadimos nuestros muslos de pollo y los doramos durante unos 5 minutos junto con el sofrito.

Una vez dorados los muslos pasamos todo a una cazuela, si puede ser de barro… yo como tengo cocina de inducción no tengo esa suerte…

Vertemos la sal, un poquito de pimienta, otro poquito de azafrán, perejil y dos hojas de laurel, todo ello acompañado de un buen vaso de vino blanco. Lo ponemos todo a fuego fuerte (10/10) hasta que el vino empieza a hervir. Damos un par de vueltas al pollo para bañarlo bien en vino y añadimos agua a la cazuela hasta cubrir el pollo. Luego bajamos la fuerza del fuego (7/10). A medida que se va guisando vamos dándole algunas vueltas a los muslos para que se guisen homogéneamente.

Al cabo de 45-50 minutos retiramos el pollo y lo pasamos a una bandeja de horno con un poco de salsa.

Foto 14-09-13 19 37 03

Introducimos el pollo con el horno precalentado a 130-140ºC con calor arriba y abajo y dejamos dorar durante unos 10 minutos. Si veis que se va secando bañad los muslos con mas salsa que os haya quedado en la cazuela.

Pasados los 10 minutos podemos retirar, emplatamos y listo para comer… ¡¡¡o devoraaaaaar!!!!!

Foto 15-09-13 14 39 04

Es una receta muy sencilla y que para aquellos que no se saben desenvolver en la cocina puede ser una receta que los inicie en el campo desconocido de la gastronomía y cocina. Lo acompañáis con una pequeña ensalada o unas patatas fritas y os quedaréis como… no sé… pero os quedaréis genial jajaja

Nada más por hoy… os dejo que estoy experimentando en la cocina, intentando sacar una receta de un postre que me han traído de Normandía esta semana y que estaba ¡¡¡¡de muerteeeeeeeeeeeee!!!!

Tan pronto me convenza la receta la publico. Tranquilos, no tiene pinta de ser muy complicada jajaja así que supongo que esta semana caerá en mis manos jajaja

Un besazo, feliz lunes y que se os haga, como siempre, LA BOCA CHOCOLATE.

Jako

TEJAS DE ALMENDRA – Receta sencilla

Siempre que escribo un post me preguntáis cosas sobre París, de esas cosas que sólo sabe la gente que vive aquí y que nos es más difícil conocer cuando venimos en plan turista.
Esta semana he querido escribiros, además de la receta de estas tremendas tejas de almendra que harán de cualquier café en casa todo un orgasmo culinario, un post sobre algunas de las tiendas de moda que podréis visitar o, incluso comprar si el bolsillo os lo permite, en una de las zonas más conocidas para compras de artículos de clase alta en París. Se trata del distrito IX de París, al lado de la Ópera Garnier. Aquí podréis encontrar las maravillosas Galerías Lafayette, unas galerías repletas de arte, buen gusto y saber hacer.

Foto 27-05-13 11 23 55

Tan pronto entréis podréis observar una inmensa cúpula acristalada con varios pisos de altura repleta de tiendas para gente V.I.P.

Aquí os pongo algunas de las tiendas para que le echéis un ojo:

 

No tengáis miedo por entrar ya que no os atacaran ni os obligaran a comprar nada. Aunque, como veis en las fotos, es una galería de grandes marcas también tenéis tiendas y artículos que se adapten a todo tipo de bolsillo. No hace falta comprarse un pañuelo de Louis Vuitton de 340 euros cuando podéis compraros uno de la marca Lafayette por 70…

¿A qué molan las galerías? Pues no podéis marchamos sin subir a tomaros un café a la terraza del piso superior en donde podréis tomar un café por unos 3,50 euros y disfrutar de unas tremendas vistas de París totalmente gratis!

Pues ya sabéis, si os acercáis a París ya tenéis una cosita más para visitar!

Y ahora con la receta de estas estupendas tejas de almendra, que además de sencillas de hacer están deliciosas.

INGREDIENTES:

  • 2 claras de huevo
  • 150 gr de azúcar
  • 50 gr de mantequilla
  • 30 he de harina tamizada
  • 45 gr de almendra molida
  • 125 gr de almendra laminada

ELABORACIÓN:

Comenzamos vertiendo en un bol las claras y el azúcar y lo batimos hasta que consigamos una masa bien espumosa.

Luego verte isla mantequilla en pomada y la harina y mezclamos bien
Por ultimo añadimos la almendra picada y batimos a toda velocidad hasta incorporarlo a la masa.

Con una cuchara depositamos un poco de masa en una fuente de horno con papel de hornear y estiramos la masa creando una capa muy fina de unos 5×5 cm de masa la cual espolvoreáremos con almendra laminada.

 

Una vez preparada la bandeja introduciremos en el horno a 170 C hasta que empiecen a dorar por los bordes.

Nota: veréis que la masa hincha y luego de deshincha. En el momento que deshincha estas atentos porque se dorará en breve y tendréis que quitar las tejas rápidamente para que no se quemen.
Cuando las saquéis del horno las depositáis en una superficie cilíndrica (tipo rodillo, botellas, etc.) para que cojan la forma de teja. Cuando estén frías tendrán la forma deseada y estarán duritas, crujientes y deliciosas, dignas para acompañar al mejor de los cafés en tu casa.

Que se os haga la boca chocolate chicos!!!

   

BRAZO NEVADO DE CREMA DE CAFÉ Y NUECES

Hace ya unos días que no paramos de comer ensaladas.

Que si ensalada en-pera-triz, que si ensalada chèvre-noix…

Y siiiiiiiii muuuuuy ricaaaaaassssssssssssssssssssss

¿Pero no tenéis a veces las ganas de comeros algo hiper-mega-ultra-calórico?

Como un buen brazo de gitano relleno de nata con café y nueces caramelizadas y todo ello pulverizado con azúcar glas y un poco de chocolate… Por ejemplo…

Jajaja ¿Vamos a ello?

INGREDIENTES:

  • 3 huevos
  • 60 gr de azúcar
  • 60 gr de harina
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1/2 cucharada de sal
  • 1 cucharada de miel
  • 200ml de nata para montar
  • 3 cucharadas de café en polvo
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 4 onzas de chocolate para decorar
  • azúcar glas
  • 50 ml de agua con 2 cucharadas de azúcar para el sirope

ELABORACIÓN:

Aunque parece complicado he de deciros que es un postre muy sencillo de realizar.

Primero vertemos los huevos, los 60 gr de azúcar, la vainilla, la sal y la miel en un bol y batimos a máxima fuerza durante 4 minutos hasta obtener una masa muy cremosa (como si fuese nata casi montada).

Cuando obtengamos esta textura incorporamos poco a poco la harina y seguimos batiendo.

Luego precalentamos el horno a 200ºC y preparamos una bandeja de horno de unos 30×40 con papel sulfurado.

Vertemos la mezcla en la fuente y distribuimos para que quede una capa uniforme. Introducimos en el horno con calor arriba y abajo durante 10-11 minutos hasta que el bizcocho esté cocido.

Mientras se hace el bizcocho procedemos a montar la nata. Una vez montada le añadimos las 2 cucharadas de azucar y el café en polvo. Volvemos a batir para obtener nuestra crema de café.También aprovecharemos para preparar nuestro sirope poniendo en una sartén el agua con azúcar y diluyendo el azúcar a fuego lento durante unos 3 o 4 minutos (sin caramelizar).

Cuando hayan pasado los 10 minutos retiramos el bizcocho del horno. Dejamos que se entibie y procedemos a enroscarlo sobre su propio papel antes de que se enfríe de todo y pierda elasticidad. Dejamos que enfríe enroscado.

Una vez frío volvemos a desenroscar lentamente, retiramos el papel, empapamos con el sirope todo el bizcocho y vertemos nuestra crema de café en nuestro bizcocho.

Luego espolvoreamos con las nueces toda la superficie y procedemos a enrollarlo de nuevo.

Por último sólo nos queda espolvorear con azucar glas y hacer unos motivos decorativos con un poco de chocolate derretido y proceder al emplatado.

Y nuestro brazo nevado está terminado.

ENSALADA EN PERA (triz jajaja)

¿Quién dijo que en verano no se puede comer como un rey?

Esta ensalada, además de estar buenísima, no tiene ni una gota de aceite y es totalmente opcional echarle sal, por lo que es ideal para la gente que debe mantener algún tipo de dieta restrictiva.

A nosotros nos encanta para cuando tenemos cenas en casa y queremos sorprender a los invitados sin provocar que se tengan que aflojar tres botones del cinturón.

Ingredientes (para 4 entrantes o 2 primeros):

  • 2 peras (más o menos de 230 gr cada una)
  • 100 gr de tomate
  • 50 gr de pimiento rojo
  • 50 gr de pimiento verde
  • 20 gramos de canónigos
  • 2 quesitos ó un pedacito de queso fresco
  • sal y reducción de balsámico (opcional)

Elaboración:

Lo primero, como siempre y especialmente si trabajamos con alimento crudos, es lavar y secar todos los ingredientes. Efectivamente, los quesitos no, esos vienen lavados de la fábrica.

Cortamos en cuadrados pequeños los dos pimientos y el tomate, añadimos la sal y reservamos. Es importante que si queréis añadir sal lo hagáis en este punto y no sobre la pera, lo bueno es que la pera mantenga todo su dulzor para que contraste.

Partimos las peras a la mitad, yo siempre procuro cortar el rabo en dos, para que ambas mitades conserven un poco de rabo, es algo totalmente estético, pero creo que le da un toque simpático. Les quitamos las pepitas centrales y les hacemos una «base» cortando un poco el apoyo.

Vaciamos parte de la pera con ayuda de un saca bolas. A mí me gusta dejar la parte alargada sin vaciar, para que tenga más aspecto de pera.

Rellenamos las 4 mitades con la mezcla de verduras, terminamos con parte de la pera que hemos vaciado y dos pedazos de quesito (o queso fresco). Nos sobrará bastante pera, la podemos utilizar para una mermelada, tarta o congelar hasta que se nos ocurra que hacer con ella, en un recipiente hermético aguanta un mes en el congelador.

Para emplatar podemos poner dos mitades, si queremos servirlas como primero, o una mitad por persona, si queremos que sean un entrante. Terminamos el plato con una guarnición de canónigos. No es necesario añadir salsa, pues la pera es lo suficientemente jugosa, pero podéis poner unas gotas de reducción de acetato balsámico de Módena si queréis.

Estamos seguros que con este plato adquiriréis el títulos de en pera triz/dor de vuestra cocina.

ENSALADA CHÈVRE-NOIX

Sí, lo sabemos, y os juramos que queríamos evitarlo, pero en esta ocasión el nombre de la receta tenía que ir en francés. No es que nos estemos volviendo parisinos, es que ensalada cabra-nuez suena muy poco apetitoso y queso de cabra y nueces nos parecía muy largo. Además siempre queda como más de alta gama meter alguna palabra en francés en medio de un recetario.

Obviando el nombre, por nosotros le podéis llamar como queráis, esta ensalada os podrá sacar de un apuro en una cena de última hora, es muy fácil de hacer, pero está riquísima y es el típico plato que por sus pequeños detalles hace que los comensales te digan esa frase que taaaanto nos gusta oír «Qué pinta tiene y qué sabor, a ti… TE GUSTA MUCHO LA COCINA, ¿VERDAD?».

Admitámoslo, después de esta frase todos repodemos «No… lo normal» y nos disponemos a contarles durante horas y horas las maravillas que hacemos en los fogones.

Ingredientes (4 personas):

  • 100 gr de canónigos
  • 100 gr tomate cherry
  • 25 gr de nueces
  • 100 gr de queso de cabra
  • reducción de vinagre de Módena
  • miel

Elaboración

Lo primero de todo es lavar los canónigos y los tomates y secarlos o escurrirlos. Si ponemos cualquier tipo de ensalada en el plato, directamente salida del agua, llenará del líquido elemento todo el plato y restará sabor, hará que la salsa no se adhiera e incluso hay quien dice que puede provocar que te salga pelusilla en el ombligo, así que ya sabéis: lavamos los canónigos y los escurrimos bien, para que estén limpios, pero crujientes.

Lo primero que vamos a hacer es la reducción de vinagre de Módena. Simplemente hay que ponerlo en una sartén y dejar que se reduzca. Tiene que quedar bien espeso, como si fuese caramelo. Pero si lo habéis retirado antes de tiempo no os preocupéis, lo ponéis otra vez en la sartén y dejáis que hierva un poco más. Cuando esté listo lo ponéis en un recipiente y lo reserváis, seguramente os sobre, pero se utiliza en muchísimas recetas, así que lo metéis bien tapado en el frigo y ya lo utilizaréis en otra ocasión.

Con un pincel manchamos el plato con miel, si está dura por culpa del frío la metemos 5 segundos en el micro. Os aconsejo que seáis generosos, el toque de la miel en la ensalada es increíble y, además, queda muy estético.

Para montar la ensalada vamos a utilizar un cilindro metálico, pero podéis hacerlo sin nada. Yo siempre la sitúo en un lateral, no me gustan los platos muy centrados, pero eso es personal. Lo primero que ponemos son los canónigos y presionamos un poco.

A continuación ponemos los tomates partidos a la mitad y las nueces.

Por último ponemos dos lonchas de queso en cada ensalada y terminamos de decorar el plato con un tomate entero, alguna nuez bonita y una hoja de canónigo. Parece una tontería, pero estos tres elementos fuera de la ensalada equilibran visualmente el plato y la vista es tan importante como el sabor.

La aderezamos con unas gotas de la reducción de vinagre balsámico (que estará fría) y listo: una ensalada perfecta como primer plato.

TARTA DE FRESAS CON NATA Y DETALLES DE CHOCOLATE.

Con el calorcito me han dado ganas, además de ponerme en gallumbos o pasearme desnudo todo el día, de hacer una tarta fresquita y con fruta de temporada.

Como no creo que os ilusione mucho ver una foto mía en bolingas creo que estas fotos de la tarta os alegrarán el día jajaja.

Es una tarta fresquita y que se digiere bien, a pesar de su aspecto de «tremenda tartaaaa» o mazacote.

Además de ser una de mis preferidas es una tarta que se hace muy fácilmente.

¿Vamos con ella?

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 3 huevos
  • 1 yogurt de fresa
  • 3 medidas del yogurt de harina
  • 3 medidas del yogurt de azúcar
  • 1 sobre de levadura química
  • 1/2 medida del yogurt de aceite de girasol
  • una cucharadita de vainilla

Para la decoración y montaje:

  • 500ml de nata para montar
  • 3 cucharadas soperas de azúcar
  • 250 gr de fresas naturales.
  • 1 Tableta de chocolate negro para los detalles.
  • 50 ml de agua y 100 grs de azúcar para el sirope.

ELABORACIÓN:

Comenzamos preparando el bizcocho de base para nuestra tarta. Para ello batimos los huevos junto con el azúcar y le añadimos el aceite, la vainilla, el yogurt y finalmente integramos la harina y la levadura.

Cuando tengamos todos los ingredientes mezclados precalentamos el horno a 160ºC e introducimos nuestro bizcocho con calor por arriba y abajo durante 30-40 minutos hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio.

Mientras se cuece el bizcocho preparamos la nata montada. Para ello montamos los 500 ml de nata y añadimos las 3 cucharadas soperas de azúcar.

Luego vamos fileteando 200 gr de fresas para poder hacer una capa de fresas en nuestra tarta.

Para los detalles de chocolate procedemos a derretir en el microondas nuestro chocolate y una vez derretido hacemos unos bonitos dibujos en un papel sulfurado e introduciremos en el frigo para que se endurezcan durante unos 45 minutos.

Recordad que tenemos que preparar un sirope reduciendo los 50 ml de agua con los 100 de azúcar hasta conseguir un sirope no muy espeso para poder bañar nuestro bizcocho y que nos salga super-mega-jugoso.

Ya montada la nata, cortadas las fresas, preparado el sirope  y cocido el bizcocho procedemos a montarlo.

Para ello necesitamos hacer 3 capas de bizcocho a partir de nuestro bizcocho. Podéis cortar el bizcocho con un cuchillo jamonero y con mucho cuidado para que los cortes sean regulares o bien podéis hacerlo con un cortador de bizcochos que podréis encontrar en cualquier tienda especializada en repostería o mismamente en el Ikea de vuestra ciudad.

Una vez cortado el bizcocho procedemos a montar la primera capa de la tarta. Para ello empapamos bien nuestra primera lámina de  bizcochoco con el sirope por todas partes. Luego vertemos nata montada sobre ella y la vamos estirando por toda la superficie (sed generosos con la nata).

Por encima de la nata vamos depositando nuestras fresas laminadas. Una vez completada toda la base depositamos más nata y ponemos la siguiente lámina de bizcocho encima.

Volvemos a realizar el mismo proceso: Bizcocho, nata, fresas y nata y ponemos la ultima capa de bizcocho.

Pintamos todo el exterior con nata y alisamos lo máximo posible.

Procedemos a decorar con motivos de chocolate y con fresas cortadas longitudinalmente a la mitad.

foto-15-04-13-19-52-56

Y podemos servir. Recordad montar la tarta sobre la bandeja qué vais a presentar en la mesa ya que al ser una tarta de nata no podréis traspasarla sin que un grave accidente llegue a ocurrirle a vuestra tarta.

¿A qué mola?

¡¡¡Pues que se os hagan las bocas chocolate y también fresas con nata!!!!

EMPANADA GALLEGA DE MAÍZ Y BERBERECHOS


Los que visitáis el blog asíduamente habéis podido observar que hemos modificado las secciones de «La Boca Chocolate».

Desde hace unos meses nos apetecía empezar a publicar recetas saladas para que las podáis disfrutar y realizar en casa, siempre con la facilidad con la que lo ha hecho «La Boca Chocolate».

Por eso, a partir de hoy, tendréis en el blog el apartado «Recetario Dulce» y el «Recetario Salado» en el cual encontraréis la receta que hoy os presentamos.

Para inaugurar la sección de recetas saladas del blog he decidido comenzar con una de mis receta preferidas. Una buena empanada de maíz con berberechos, muy típica en la zona de las rías baixas de Galicia.

Para esta receta podéis realizar la masa con vuestra panificadora o también podéis realizarla a mano si así lo deseáis. Espero que os guste!!!

INGREDIENTES:

  • 3 cebollas grandes
  • 1 pimiento rojo
  • 2 tomates
  • pimenton dulce
  • 400 grs de harina de maiz
  • 100 grs de harina de trigo
  • 50 grs de harina de centeno
  • 150 grs de mantequilla
  • 45 grs de levadura fresca (importante que sea fresca y no deshidratada).
  • 350 ml de agua tibia.
  • 3 kgs de berberechos vivos

PREPARACION DEL SOFRITO:

Lo primero que debemos hacer es poner a desbabar los berberechos en una cazuela con abundante agua y un puñado de sal.

Una vez hemos cambiado el agua con sal tres veces (para eliminar los restos de arena y desbabar) hacemos los berberechos al vapor con dos dedos de vino blanco y una hojitas de laurel.

A los diez minutos retiramos los berberechos del fuego y observaremos que ya estan abiertos.

Desconchamos los berberechos.

   

Cogemos las tres cebollas y el pimiento, los picamos en trocitos pequeños y hacemos un sofrito con un poco de aceite de oliva.

Cuando las cebollas estén empezando a dorarse añadimos los dos tomates cortados también en trozos pequeños. Poco después añadimos los berberechos al sofrito y dejamos que se evapore un poco de liquido para que no nos quede aguada.

 

PREPARACIÓN DE LA MASA:

Si realizamos la masa en nuestra panificadora introduciremos primero los líquidos (mantequilla y levadura disuelta en agua) y luego los sólidos.

Derretimos la mantequilla en el microondas y con una taza de agua tibia deshacemos la levadura fresca por completo. Añadimos la mantequilla y levadura en la panificadora.

Luego añadimos las harinas y programamos 15 minutos en el programa de amasado o de masa pasta.

Hacemos una pelota con la masa y la dejamos reposar bien tapada con un paño y en un lugar cálido durante una hora.

Al cabo de una hora observaremos que la masa habrá duplicado casi su tamaño y que está cuarteada. En este momento sabemos que la masa está lista.

Cogemos trocitos de masa bien fina y los vamos pegando en el suelo de nuestro molde de horno. Vamos haciendo la tapa inferior de la empanada trocito a trocito aplastando la masa para dejarla finita y con las manos impregnadas en aceite para que la masa no se nos pegue a las manos.

Cuando ya terminamos de realizar la tapa inferior, vertemos el sofrito y volvemos a realizar otra tapa pero para la capa superior. Esta capa superior es mas difícil de realizar ya que tenemos el sofrito por debajo. Aplastad los trocitos de masa contra vuestras palmas de la mano e id colocando los trocitos de masa fina unos pegados a otros y unid los bordes con vuetros dedos hasta tener toda la capa superior realizada. Tened mucho cuidado de que no os quede una tapa muy gorda sino el sabor será de una tremenda masa con poco sabor a berberecho…

 

Una vez tenemos la empanada realizada ponemos el horno a precalentar a 180 grados y cuando esté caliente introducimos nuestra obra de arte y la dejamos 40 minutos con fuego superior e inferior y obtendremos el plato final.

 

¡Que la disfrutéis y que se os haga la bocachocolate!