LA BOCA CHOCOLATE

Blog de repostería y cocina de alta gama y poco presupuesto.

Ya está, se puede decir oficialmente que ayer me bauticé en el mundo de la manga pastelera.

Estoy perdido porque he descubierto un mundo nuevo de decoración de tartas y estoy pasando por ese tipo de crisis en las que piensas que hasta un cuadro sería más bonito si estuviese enmarcado con formitas de manga pastelera…

Lo peor de todo es que empiezo a soñar con ello, y me veo trabajando de enfermero con mi maletín médico lleno de mangas pasteleras con diferentes boquillas y colorantes alimentarios… Jajajaja. ¡¡¡Lo que llega a hacer una conducta compulsiva!!!

Pues como os estaba diciendo, ayer me inicié en la decoración de una tarta con manga pastelera y espátula para tartas. Como siempre las compré en la tienda de MORA de Chatelet-Les-Halles en París. Os puedo decir que yo era de esos que decían que la espátula era una soberana tontería y que me podía arreglar con un cuchillo para distribuir la crema sobre las tartas, pues he de deciros que estaba totalmente confundido. La espátula sirve y ¡¡¡¡¡muuuuuchooooooo!!! Lo que hace que tenga esa gran utilidad es simplemente la forma adaptada a tu mano para que estirar la crema o nata de forma uniforme sea de lo más sencillo.

Sin embargo, con respecto a las boquillas y mangas pasteleras, las de wilton están muy bien pero que yo me he apañado con unas de IKEA mucho más baratas y estupendas también. Está claro que las boquillas de wilton son de muy buena calidad y que, si más adelante, os apetece hacer diseños con manga pastelera de forma hiper-profesional es una buena opción, pero para empezar yo os recomiendo unas de lo más baratitas por si abandonáis el hobbie en una semana jajaja.

Aquí os dejo la receta de la TARTA DE SAN MARCOS que he hecho ayer y que ha durado viva apenas hora y media…

INGREDIENTES:

  • 600 ml de nata para montar
  • azúcar
  • cacao en polvo
  • 1 limón
  • 5 yemas de huevo
  • Agua
  • Maizena
  • Leche entera
  • Mantequilla
  • 2 palos de canela en rama
  • Licor tipo oporto, whiski o ron
  • 3 bases para tartas (compradas o hechas por vosotros mismos)

ELABORACIÓN:

ALMÍBAR: Comenzamos elaborando un almíbar para emborrachar las bases de tarta. Para ello utilizaremos 250 ml de agua con 200 grs de azúcar la monda de medio limón y una ramita de canela. Dejamos hervir hasta que espese un poquito y retiramos para que se enfríe.

NATA: Montamos los 600 ml de nata líquida. Aquí solemos utilizar un sobre de agar-agar para que la nata no pierda su consistencia y quede con la forma que hayamos elegido para la decoración con manga pastelera. Guardar en nevera.

CREMA DE TRUFA: Cogemos la cantidad de nata necesaria para cubrir una de las bases de tarta y añadimos las 2 cucharadas de cacao en polvo y mezclamos hasta integrarlo completamente. Guardar en nevera.

CREMA DE YEMAS: Hacemos un almíbar con 250 ml de agua + 200 grs de azúcar, el zumo de 1/2 limón y una rama de canela. Dejamos hervir hasta que espese. Luego dejamos templar y una vez templado añadimos las yemas bien batidas y ponemos a fuego medio-fuerte y no paramos de remover hasta conseguir una crema espesa como la crema de caramelo o un poquito más espesa que la crema pastelera. Cuando haya espesado suficientemente, la sacamos del fuego y le añadimos una cucharada sopera de mantequilla y removemos hasta que se diluya completamente.

BASE PARA TARTA: Yo os recomiendo comprar y listo, pero si sois masocas como yo podéis hacer el bizcocho y cortarlo con un cuchillo de jamón en tres láminas de 1 cm de espesor. Para hacer el bizcocho batimos 8 huevos y los mezclamos con 200 grs de harina y 200 de azúcar y 2 sobres de levadura tipo royal. Ponemos al horno a 170 ºC unos 20 minutitos y listo. Es importante que la mezcla la pongáis sobre un papel de horno para que no se pegue el bizcocho y se rompa. Aquí fotos de ejemplo:

                          

PREPARACIÓN DE LA TARTA:

Cogemos la primera base y emborrachamos con el sirope. Añadimos nata al gusto.

tarta

Ponemos segunda base. Emborrachamos con sirope. Ponemos crema de trufa al gusto.

            

Ponemos 3 base. Emborrachamos con sirope. Ponemos por la superficie de la tarta la crema de yema. Azúcar moreno por encima y lo quemamos con soplete.

                              

Pos los laterales añadimos la nata. Pegote a pegote y con la espátula, o un cuchillo grande, extendemos la nata haciendo girar el plato de la tarta. Cuando hayamos extendido volvemos a coger nata y seguimos así hasta rellenar todos los espacios de la tarta. Cuando tengamos los bordes con la nata distribuída uniformemente, espolvoreamos con chocolate rallado o cacaco en polvo.

Rellenamos la manga nata montada que nos haya sobrado y le ponemos una de las boquillas en forma de estrellita (o con la forma que queráis), cogemos de forma perpendicular, o 90 º, la manga pastelera y hacemos pequeños bollitos o perlitas de nata alrededos de la tarta. Luego el resto de decoración es cosa vuestra, yo decidí hacer una rosa de fondant y colocarla en el centro.

tarta2

Y YA ESTÁ VUESTRA TARTA MOLONAAAAAAAAAA!!!!! A partir de hoy soy un hombre nuevo con un mundo por conocer ante mí. VIVAN LAS MANGAS PASTELERAAAAASSSSSSS!!!! YUJUUUUUUUUUU

Espero que se os haga la boca… hummm. chocolate.  ¡¡¡Hasta la próxima!!!

5 Responses so far.

  1. Piuli dice:

    Sólo le faltan las bolitas de plata para ser totalemente de pasteleria. Me ha recordado mucho a los cumples o comuniones de cuando era peque

  2. […] TARTA DE SAN MARCOS – DESCUBRIENDO LAS MANGAS PASTELERAS […]

  3. aperalejo@gmail.com dice:

    Me parece una tarta estupenda y si compras el bizcocho creo que será facilita. La haré el próximo finde.


Mini Brownies de Nut

Si hay algo que marque el pistoletazo de salida de ...

Círculos de chocola

¿Estamos preparados ya para la comida de Navidad? Yo llevo días ...

Cómo hacer una tabl

Aunque ya hace un par de años os expliqué cómo ...

Figuritas de mazapá

Y como ya estamos entrando en las fiestas navideñas pues, ...

Como hacer un zapato

Si hay una cosa que me gusta de la repostería ...